30/Octubre/2005
Noticias Vanguardia

Una vez más el caso del sacerdote Nicolás Aguilar, quien ofreció sus servicios en al comunidad de Vicente Ferrer, en la región de Tehuacán y es acusado de incurrir en pederastia, es motivo de análisis nacional, al presentarse nueva información en el semanario Proceso.

A trav√©s de una b√ļsqueda en Internet, en el portal digital Noticias Vanguardia se encontr√≥ informaci√≥n relacionada con este caso, en donde incluso se habla de denuncias interpuestas en la regi√≥n de Tehuac√°n por parte de las familias de cuatro ni√Īos presuntamente agraviados.

A continuación se reproduce el material periodístico de manera íntegra:

 

‚ÄúSacerdote pederasta se refugia en M√©xico‚ÄĚ

El obispo mexicano tenía problemas. Un agresor casi asesina a uno de sus sacerdotes cuya mala conducta sexual era bien conocida por el prelado. Y después, los pobladores declaraban ante la policía sobre la multitud de jóvenes que visitaban la residencia parroquial del sacerdote. 

El obispo estadounidense tenía otro problema: una carencia de sacerdotes de habla hispana para servir a una creciente población inmigrante. 

Y as√≠, en 1987, el padre Nicol√°s Aguilar tuvo oportunidad de comenzar de nuevo en el sur de California. S√≥lo nueve meses despu√©s, el padre Aguilar se mud√≥ otra vez, y dej√≥ atr√°s uno de los casos de abusos sexuales a menores m√°s grandes dela Arquidi√≥cesisde Los √Āngeles. Otra vez, el esc√°ndalo se contuvo cuando el sacerdote huy√≥ a esconderse en el extranjero.¬†

La historia de la traves√≠a internacional del padre Aguilar coincide con un patr√≥n que los l√≠deres dela Iglesia Cat√≥licaRomana han repetido en todo el mundo, seg√ļn descubri√≥ una investigaci√≥n de un a√Īo de The Dallas Morning News.¬†

En este caso, los dos obispos se han convertido en prominentes figuras de la jerarqu√≠a cat√≥lica mundial. Uno de ellos, Norberto Rivera, es ahora cardenal de la ciudad de M√©xico y uno de los hombres m√°s poderosos de su pa√≠s. El otro, el cardenal de Los √Āngeles Roger Mahony, encabeza la di√≥cesis m√°s grande de Estados Unidos.¬†

El padre Aguilar es m√°s que un secreto que se oculta en el armario de la iglesia. Despu√©s de esquivar cargos penales en California, donde la polic√≠a dijo hab√≠a abusado de al menos 26 ni√Īos, fue acusado de abuso en 1997 en M√©xico. Los l√≠deres eclesi√°sticos lo mantuvieron en el ministerio durante el tiempo que estuvo pendiente el proceso e incluso despu√©s de ser encontrado culpable en el 2003. Recientemente, evit√≥ una sentencia en base a un tecnicismo legal, afirma un juez mexicano.¬†

El cardenal Rivera no respondi√≥ a peticiones por escrito de The Dallas Morning News acerca de informaci√≥n sobre el sacerdote. Cuando se le pregunt√≥ recientemente despu√©s de una misa sobre lo que ha ocurrido con el padre Aguilar desde su regreso a M√©xico, el Cardenal dijo: ‚ÄúLo ignoro completamente‚ÄĚ. Y no dio m√°s explicaci√≥n.¬†

El cardenal Mahony se rehus√≥ a ser entrevistado. Su vocero, Tod Tamberg, no respondi√≥ a la mayor√≠a de las preguntas del Dallas Morning News, aunque afirm√≥ que Aguilar hab√≠a sido aceptado en Los √Āngeles despu√©s que el cardenal Rivera escribi√≥ que el sacerdote quer√≠a trasladarse ah√≠ ‚Äúpor razones familiares y de salud‚ÄĚ.¬†

El padre Aguilar, en una breve entrevista en un juzgado de Tehuacán, Puebla, negó todos los cargos. 

‚ÄúDios sabe que todo es una calumnia para destruirme‚ÄĚ, dijo el sacerdote de 62 a√Īos, al Dallas Morning News.¬†

Numerosos documentos y entrevistas con ex feligreses sugieren lo contrario. 

En un barrio pobre de Tehuac√°n, Catalina Cortez record√≥ c√≥mo permiti√≥ que su hijo de 11 a√Īos visitara la casa del padre Aguilar los s√°bados por la tarde, en 1997, para prepararse para su primera comuni√≥n.¬†

Ella no sab√≠a nada sobre la desaparici√≥n hac√≠a 10 a√Īos del sacerdote de Los √Āngeles entre alegatos de abuso sexual.¬†

‚ÄúEste Aguilar ven√≠a a nuestra casa y ped√≠a que los ni√Īos fueran a dormir con √©l‚ÄĚ, dijo Cortez, cuyo hijo fue uno de los cuatro ni√Īos que denunciaron presuntos abusos a la polic√≠a. ‚ÄúYo trat√© de respetar lo que quer√≠a, porque √©l era un sacerdote y yo soy una persona ordinaria‚ÄĚ.

 

‚ÄúNo te acerques a Aguilar‚ÄĚ

Personas laicas, desde seminaristas, feligreses, hasta la policía, se han quejado durante mucho tiempo sobre el padre Aguilar. 

Las acusaciones de abuso sexual contra el padre Aguilar comenzaron a surgir en la d√©cada de 1970, de acuerdo con Jorge Cadena, un ex estudiante de preparatoria del seminario de Tehuac√°n. √Čl afirma que un compa√Īero de clase le cont√≥ que el padre Aguilar lo hab√≠a atacado.¬†

‚ÄúTodo el mundo sab√≠a que mejor no te acercabas a Aguilar‚ÄĚ, dijo Cadena, quien es ahora profesor de ingenier√≠a en una escuela t√©cnica cercana. ‚ÄúPero cuando me quej√© con los sacerdotes a cargo, me corrieron de la escuela‚ÄĚ.¬†

En 1986, o principios de 1987, cuando el padre Aguilar dirig√≠a una parroquia en Cuacnopalan, cerca de Tehuac√°n, alguien intent√≥ asesinarlo. Un s√°bado por la noche, un lugare√Īo lo encontr√≥ en la residencia de la iglesia en un charco de sangre.¬†

Fue agredido con un garrote o herido con una botella o recibi√≥ un balazo, dependiendo del relato. No existen registros p√ļblicos del delito, que qued√≥ sin resolver. Las autoridades dijeron que el padre Aguilar no quiso iniciar una acci√≥n judicial.¬†

Miguel Pérez, un vecino de la iglesia que era el jefe de policía local en ese entonces, dijo que ayudó en la investigación y sospechaba que el padre Aguilar había sido atacado por uno o más de sus invitados. 

‚ÄúLos fines de semana, el cura siempre ten√≠a visitantes, j√≥venes y adolescentes, que ah√≠ pasaban la noche‚ÄĚ, dijo P√©rez, quien vive todav√≠a frente a la iglesia.

 

Nuevo trabajo en el este de Los √Āngeles

En abril de 1987, el sacerdote fue transferido a la parroquia de Nuestra Se√Īora de Guadalupe en el este de Los √Āngeles. Y casi dos meses despu√©s, fue transferido de nuevo, a Santa Agatha en el sur-centro de Los √Āngeles.¬†

El padre Aguilar mantuvo lazos con las familias de la primera parroquia. Para diciembre de 1987, dos monaguillos de ese templo le habían contado a su madre que el sacerdote Aguilar había abusado de ellos. 

Ella se comunic√≥ con el sacerdote en jefe de la parroquia. √Čl le rog√≥ que se quedara callada, afirma. El sacerdote en jefe tambi√©n alert√≥ al jefe de personal sacerdotal de la arquidi√≥cesis, monse√Īor Thomas Curry.¬†

Mientras tanto, el esposo de la mujer se puso en contacto con otra pareja a quien el padre Aguilar había ofrecido su amistad. Pronto, sus hijos también dijeron que habían sido víctimas de abuso sexual. 

Un fin de semana de enero de 1988, su madre llam√≥ a la escuela parroquial, cuyo director notific√≥ a la polic√≠a el siguiente lunes por la ma√Īana.¬†

Fue demasiado tarde. Monse√Īor Curry, quien en la actualidad es obispo y a√ļn trabaja para el cardenal Mahony, hab√≠a informado al padre Aguilar sobre las acusaciones por lo menos dos d√≠as antes y lo hab√≠a suspendido.¬†

El padre Aguilar hab√≠a dicho a monse√Īor Curry que regresar√≠a a M√©xico, de acuerdo con reportes policiales. Curry no avis√≥ a las autoridades sobre los planes del sacerdote. Mientras tanto, el padre Aguilar le pidi√≥ a un familiar que lo llevara en coche hasta Tijuana.

 

La b√ļsqueda de los padres

Luego de que el padre Aguilar dej√≥ Los √Āngeles en 1988, el cardenal Mahony escribi√≥ al cardenal Rivera, pidi√©ndole cooperar con los detectives. El cardenal Mahony describi√≥ su pedido como ‚Äúmuy urgente‚ÄĚ, aunque esper√≥ dos meses para enviar la misiva.¬†

‚ÄúEs casi imposible determinar con precisi√≥n el n√ļmero de j√≥venes ac√≥litos de los que √©l ha abusado sexualmente, pero el n√ļmero es grande‚ÄĚ, escribi√≥ el cardenal Mahony. ‚ÄúEs necesario que este sacerdote sea detenido y regresado aqu√≠ a Los √Āngeles para sufrir las consecuencias de sus acciones tan inmorales‚ÄĚ.¬†

‚ÄúUsted comprender√° que no estoy en posibilidad de localizarlo y mucho menos de obligarlo a regresar y que comparezca en los tribunales‚ÄĚ, escribi√≥ el cardenal Rivera, en una carta fechada el 17 de marzo de 1988.¬†

El cardenal Rivera tambi√©n record√≥ al cardenal Mahony que √©l le hab√≠a dado, cuando envi√≥ al padre Aguilar a Los √Āngeles, ‚Äúun resumen de los problemas homosexuales del padre‚ÄĚ (vea el texto completo de las cartas en www.dallasnews.com).¬†

El cardenal Mahony escribi√≥ al cardenal Rivera, diciendo que ‚Äúno admitimos ning√ļn sacerdote aqu√≠ con cualquier problema homosexual‚ÄĚ. Dijo que nunca hab√≠a recibido la advertencia y le pidi√≥ que la enviara nuevamente. El cardenal Rivera no lo hizo as√≠, de acuerdo con la oficina del cardenal Mahony.¬†

El cardenal Rivera no respondió a la petición del Dallas Morning News de una copia de la advertencia.

 

La historia del ni√Īo que huy√≥

En 1995, el a√Īo en que el caso fue rechazado, el directorio de la iglesia indicaba que el padre Aguilar serv√≠a en una parroquia de la ciudad de M√©xico. La arquidi√≥cesis tambi√©n obtuvo un nuevo l√≠der ese a√Īo: el cardenal Rivera.¬†

Sin embargo, para 1997, el padre Aguilar se encontraba de regreso en su diócesis originaria de Tehuacán, trabajando en la periferia de la ciudad. Su centro era la capilla de San Vicente Ferrer, un modesto edificio de concreto en la parroquia de San Nicolás Tolentino. 

Un d√≠a, un ni√Īo de 12 a√Īos quien estaba activo en la parroquia huy√≥ de su casa. Sus padres lo hallaron en la casa de un pariente a unos120 kil√≥metrosde distancia, donde hab√≠a llegado por autob√ļs acompa√Īado por un amigo de 14 a√Īos.¬†

El hijo le dijo a su padre la raz√≥n por la cual hab√≠a huido: el padre Aguilar hab√≠a abusado de √©l durante meses, y esta fue la declaraci√≥n que el ni√Īo le dio la polic√≠a. Pronto, su amigo y otros dos muchachos informaron que el padre Aguilar tambi√©n hab√≠a abusado de ellos.¬†

‚ÄúSent√≠ que alguien me hab√≠a echado agua hirviendo cuando supe de eso‚ÄĚ, dijo Mar√≠a de Jes√ļs Gonz√°lez, madre del ni√Īo de 12 a√Īos.¬†

El padre Aguilar hab√≠a escogido a su hijo como el l√≠der de un grupo que estudiaba el catecismo. El sacerdote colmaba al ni√Īo de atenciones, y a menudo le ped√≠a que se quedara despu√©s que los otros chicos hab√≠an marchado, seg√ļn reportes de la polic√≠a.¬†

El sacerdote tambi√©n amenaz√≥ con matar a la madre o el hermano menor del ni√Īo si √©l le contaba del abuso a alguien, seg√ļn documentos de la corte y entrevistas.¬†

González llevó resueltamente a los chicos a la delegación de policía para que rindieran sus declaraciones tras enterarse de las acusaciones. 

Ella no desisti√≥, y el caso prosigui√≥. En 2003, seis a√Īos despu√©s de que se presentaron las quejas iniciales, el juez estatal Carlos Ram√≠rez declar√≥ al padre Aguilar culpable de una acusaci√≥n de delito menor de abuso basado en las acusaciones de un menor de 14 a√Īos.¬†

El juez Ram√≠rez conden√≥ al padre Aguilar a un a√Īo en prisi√≥n, pero el sacerdote mantuvo su libertad bajo fianza mientras apelaba la decisi√≥n ante un tribunal federal.

 

Las quejas llegan a Fox

El cardenal Rivera, ahora la figura más prominente dela Iglesia Católicaen México, ha hecho declaraciones confusas en cuanto al abuso sexual. 

En el 2002, cuando varios obispos prominentes criticaron sugerencias de que la iglesia deber√≠a entregar sacerdotes acusados a la polic√≠a, el cardenal los rega√Ī√≥: ‚ÄúCuando suceden estos abusos criminales, dentro o fuera de la iglesia, por supuesto que deben ser denunciados a las autoridades correspondientes y se debe hacer justicia‚ÄĚ. Esa declaraci√≥n se dio en un serm√≥n televisado.¬†

Pero tambi√©n le dijo a la publicaci√≥n cat√≥lica italiana 30 Giorni en el 2002 que ‚Äúseg√ļn yo s√©, no se ha documentado ning√ļn reporte‚ÄĚ a las autoridades mexicanas sobre alg√ļn sacerdote que abuse sexualmente de ni√Īos.¬†

Mientras tanto, las protestas sobre el caso Aguilar han llegado hasta el presidente Vicente Fox. 

En una carta al presidente mexicano, fechada en julio del 2003, la senadora federal, Dianne Feinstein, dem√≥crata de California, se quej√≥ que el sacerdote hab√≠a quedado libre por que ‚Äúlos procuradores mexicanos no presentaron el caso a tiempo para que fuera enjuiciado‚ÄĚ.¬†

El caso del padre Aguilar fue uno de los varios que ella mencionó como evidencia de que México no estaba actuando con vigor con las personas que cruzaron la frontera, huyendo, tras cometer delitos en California. Fox jamás respondió, manifestó la oficina de Feinstein. Los asesores de Fox no respondieron a las peticiones del Dallas Morning News  para que comentaran al respecto.

 

Repercusiones

El recuerdo del padre Aguilar a√ļn atormenta a los cuatro ni√Īos de Tehuac√°n quienes lo acusan de abuso.¬†

En cuanto a Aguilar, ha trabajado en al menos cinco di√≥cesis mexicanas despu√©s de partir de Los √Āngeles. Mientras el caso de Tehuac√°n estaba pendiente, volvi√≥ a sus deberes parroquiales en la ciudad de M√©xico, trabajando para el cardenal Rivera, antes de mudarse a un cargo en la catedral de la di√≥cesis de la ciudad de L√°zaro C√°rdenas, seg√ļn documentos y entrevistas.¬†

‚ÄúAlgunos de mis colegas sacerdotes me han ofrecido la caridad de dejarme vivir con ellos‚ÄĚ, dijo, agregando que a√ļn pertenece formalmente a la di√≥cesis de Tehuac√°n.¬†

‚ÄúNo paso mucho tiempo en un solo lugar‚ÄĚ.¬†

El reportero Brooks Egerton report√≥ desde el sur de California y Dallas; el reportero Brendan M. Case report√≥ desde la ciudad de M√©xico y el estado cercano de Puebla. El asistente de noticias Javier Garc√≠a contribuy√≥ con este reportaje‚ÄĚ.¬†

(Recopiló: Blanca Patricia Galindo)